¿Es recomendable practicar Pilates?

¿Es el pilates una excelente forma de aliviar el dolor de espalda?

En esta entrada me voy a centrar en buscar y resumir diferentes referencias para, como indica el título, entender un poco más el Pilates, se trata de una temática que me interesa bastante, sobre la que no siempre se escribe con un criterio basado en la evidencia y experiencia que espero os sea de utilidad e incluso entretenido:

Diferentes estudios plasman las mejoras observadas en la capacidad aeróbica y el IMC (correlación entre altura y peso), la estabilidad postural y la flexibilidad, de igual forma es destacable la cantidad de estudios que analizan la forma en la que el Método Pilates incide en la musculatura abdominal. El mayor número de estos estudios se ha realizado en personas adultas, seguido de adultos mayores, niños y adolescentes y finalmente deportistas.

También hay fuentes que afirman una mejora significativa a nivel físico, emocional y en la latencia y calidad del sueño.

Sugieren además que un programa de entrenamiento de Pilates puede considerarse como una forma efectiva de ejercicio para mejorar el equilibrio en adultos mayores y en jóvenes adultos se están estudiando posibles efectos del Pilates sobre el estado anímico en los que se ha visto incrementados significativamente sentimientos de energía.

 

Articulo de Steve McGill

Los mencionados anteriormente son artículos, estudios realizados y que arrojan algo de luz sobre los beneficios obtenidos por los participantes en la práctica de Pilates (no he podido ver los ejercicios exactos realizados, punto fundamental para el análisis, pero aceptaremos su validez dada su búsqueda en fuentes científicas ), sin embargo vamos ahora a tomar el artículo: Lo que este profesor de biomecánica desea que las personas sepan sobre las causas reales del dolor lumbar donde proponen un total de 7 mitos sobre el dolor de espalda y su tratamiento,para abordar el tema desde varios puntos de vista y desde lo expuesto por el autor Steve McGill en lo referente al Mito 4 (sobre Pilates) y que en mi opinión arroja una visión muy completa en cuanto a buenas prácticas en Pilates y ejercicio físico se refiere (en el artículo completo encontraréis 6 mitos más sobre el dolor de espalda muy interesantes) me he tomado el atrevimiento de ponerle un título a cada párrafo del artículo, este se sitúa al pie de cada uno y no tiene nada que ver con el autor, es cosa mía para facilitar la lectura:

Mito 4: el yoga y el pilates son excelentes formas de aliviar el dolor de espalda

Verdad: Si bien muchos médicos y terapeutas sugerirán este tipo de ejercicio a sus pacientes debido a sus propiedades «terapéuticas», nuestros estudios no han respaldado estas afirmaciones y, de hecho, han indicado lo contrario. Si bien algunas posturas y movimientos pueden ser beneficiosos o sentirse bien en ese momento, hay componentes de ambos sistemas de ejercicio que agravarán a una persona con afecciones de la espalda. No existe tal cosa como un programa de ejercicio que sea beneficioso para todos los que sufren de dolor de espalda y, en general, recetar yoga o pilates a un paciente con dolor de espalda indefinido es irresponsable. Cada ejercicio debe justificarse y luego modificarse si es necesario para adaptarse a cada persona.

«La receta mágica»

Al igual que cualquier otro método que prometa milagros o curaciones, este no va a ser diferente.

Digamos que bajo el lema de “exercise is medicine podemos afirmar que todo ejercicio planificado e individualizado y encaminado a un objetivo de salud es recomendable (y en mi opinión necesario) para el 100% de la población que posea la más mínima capacidad motriz. La cuestión es que cuando hablamos de Yoga y Pilates nos solemos referir al Pilates y al Yoga en grupo (colectivo), en los cuales el principio de individualización se pierde en cierta medida sustituyéndose por el factor de socialización muy recomendable para personas sin patologías, pero no tanto para personas con una patología (como en este caso, dolor de espalda baja).

Empecemos a desconfiar de promesas de resultados notables en pocos meses y entrenamientos milagro.

Uno de mis principales problemas con Pilates es que uno de sus principios clave es aplanar la columna vertebral y realiza el «imprint»  en la parte inferior de la espalda al suelo cuando está tumbado. Este esfuerzo deliberado para romper la columna desde su posición neutral y «enderezar» una de sus curvas naturales no es saludable y puede desencadenar la sensibilidad al dolor en una persona que ya está sensibilizada.

«Imprint»

En sintonía con lo que el autor S. McGill nos plantea, lo más inteligente sería olvidarnos de ciertas antiguas reglas o dogmas del Pilates y el Yoga, desterrar el “imprint” y empezar a contrastar con reciente (y no tan reciente) evidencia sobre todos los beneficios de respetar las curvaturas naturales a la hora de ejercitarnos permitiéndonos una transmisión de fuerzas más eficiente (composición de fuerzas) y un menor riesgo de lesión.

Algunas personas experimentan una falsa sensación de alivio mientras realizan este movimiento porque estimula los receptores de estiramiento de la espalda. En realidad, este alivio es fugaz y los síntomas de dolor generalmente regresan con venganza debido al estrés que se ejerce sobre sus discos.

Alivio momentáneo

Es por ello que los ejercicios deben ser respetuosos con el ángulo de flexión, extensión y lateralización, que provocan una tensión innecesaria en los discos cuando se sobrepasa y cuya peligrosidad depende en gran medida de la condición física de la persona y la salud de su columna. Estamos hablando de entrenamiento para personas con dolor de espalda, recordamos, su ámbito de aplicación será terapéutico y realizado por profesionales del ámbito de la rehabilitación. No es mi intención meter todos los ámbitos de aplicación del Método Pilates en el mismo saco, continuamos:

Otro elemento básico del régimen de Pilates se llama «Rollup». Este movimiento es esencialmente una sentada que implica rodar segmentadamente a través de cada articulación de la columna vertebral. Nuestra ciencia ha justificado evitar los abdominales como parte de una rutina para una columna vertebral sana y el “Rollup” esencialmente hace un mal ejercicio y lo empeora.

Rollup y similares

Si bien es cierto que el Rollup es una de las técnicas o ejercicios de Pilates más sonado y agresivos para la columna vertebral, por lo que en personas con dolor sería contraindicado como nos indica el autor, otros estudios con sujetos sin patologías sugieren que continúa sin ser lo más efectivo a la hora de ejercitar nuestro abdomen.

Si superamos una angulación de flexión de tronco que ronda los 30o (manteniendo raquis neutro) la activación del abdomen comienza a perderse progresivamente para pasar activar el psoas (flexor de cadera), lo que en muchas ocasiones hace que a personas con un abdomen más débil se le levanten las piernas realizando este ejercicio en posición de decúbito supino (boca arriba).

Aquí os dejo un documento de utilidad sobre ejercicios de fortalecimiento potencialmente lesivos a partir del cual he extrapolado y podréis extrapolar información a vuestros ejercicios.

Considere doblar una rama delgada de un lado a otro, no se desarrolla estrés. Pero repita las curvas con una rama más gruesa y se romperá y se romperá debido al mayor estrés. Esta es la razón por la cual las personas más fuertes con espinas más gruesas en realidad crean delaminación de sus fibras de disco con menos curvas que una persona de espinas delgadas.

Tolerancia al estrés

Además, la movilidad de entrenamiento suaviza la matriz que mantiene unidas las fibras de colágeno y disminuye la capacidad de carga. La fuerza de entrenamiento endurece la matriz de colágeno reduciendo la movilidad. Por lo tanto, las adaptaciones son específicas, lo que significa que una persona debe elegir entre entrenar predominantemente la movilidad de la columna o la fuerza de la columna con capacidad de carga. Muy pocas personas pueden tenerlo en ambos sentidos.

Principio de especificidad del entrenamiento.

Punto muy interesante, nos adentramos en el terreno de la importancia del entrenamiento de fuerza, aquí hay muchísimo que decir al respecto; el músculo es un seguro de vida dicen algunos y esto no parece una locura si observamos la evidencia que se publica cada día al respecto y que cobra especial importancia en personas de avanzada edad, en adultos mayores en los cuales la pérdida de masa muscular resulta más acuciante siendo el entrenamiento de fuerza un paliativo más que recomendable que deberá suponer un reto, pero ser alcanzable (estudio en adultos mayores).

En Pilates grupal, la intensidad la marca el grupo y sus características, por lo que en general unos participantes desarrollarán fuerza en mayor medida que otros en la proporción que dicha intensidad vaya de la mano con la fuerza del sujeto, en este sentido el monitor o monitora de Pilates tiene en su mano el aportar variantes que amplíen o disminuyan dicha intensidad en función a la demanda colectiva.

En Pilates aplicado al entrenamiento personal o la rehabilitación (por un profesional competente) será fundamental conocer el historial de la persona que es entrenada, así como sus limitaciones, aquí entrendemos que el Pilates no es efectivo por si solo, es efectiva una correcta interpretación y posterior aplicación.

Por lo tanto, la moda exagerada de la acumulación de Pilates pone énfasis en moverse a través de la columna vertebral, ejerciendo una carga y tensión innecesarias en los discos. El objetivo real debe ser minimizar el movimiento de la columna vertebral y, en su lugar, usar nuestras caderas como centros principales de movimiento. Esta filosofía permitirá que el dolor de espalda se calme.

Minimizar el movimiento de la columna

Este tip me parece valiosísimo; priorizar movimientos dominantes de cadera en lugar de ejercicios que involucren la columna vertebral es otra buena práctica. Aquí es fácil entrar en bloqueo cuando para mucha gente el Pilates se asocia tantísimo al powerhouse/core, creo que es importante entender que el core sigue siendo el core y sigue teniendo una importancia fundamental, pero empecemos a entender el core como un conjunto de grupos musculares que nos estabilizan y que se activan de forma silenciosa en aquellos gestos que implican estabilizar nuestra postura, siendo los dominantes de cadera gestos a través de los cuales fortalecer el core de forma indirecta. La corriente de ejercitar el core de forma específica dinámica (a través de la columna) está perdiendo fuerza en pro de la indirecta y la específica estática con, por ejemplo, ejercicios isométricos.   

Como ya hemos discutido, se debe recomendar un ejercicio terapéutico que se correlacione con los resultados de una evaluación detallada. Muchos médicos sugieren sin pensar Pilates, comprando la ortodoxia no examinada que dice que Pilates es bueno para la espalda. Esto tiene que parar. No me malinterpretes. Hay muchos instructores de Pilates y Yoga que he conocido tomando mis cursos clínicos y tienen experiencia en relacionar ejercicios específicos con personas específicas. Estos instructores son conscientes de la importancia de evitar ciertos desencadenantes del dolor y de realizar ejercicios de ajuste para evitar que el dolor empeore.

Ortodoxia no examinada y las buenas prácticas.

Llegados a este punto podemos extendernos sobre la importancia de delimitar ciertos tipos de Pilates según su finalidad (Pilates terapéutico enfocado en la rehabilitación, Pilates enfocado a mantener la salud, Pilates colectivo, Pilates en el entrenamiento individualizado, etc) en cuanto al profesional que los ejecuta y no meterlo todo en el mismo saco y caer en polarizaciones absurdas y que no llevan a nada a nadie.

En este caso la actuación del cliente pasaría consultar con el/la instructor/a sobre su caso particular y valorar si este cuenta con los conocimientos o las herramientas necesarias para abordar su caso particular con garantías y por supuesto, una respuesta honesta del instructor/a.

La conclusión es que si los componentes específicos de Yoga y Pilates se seleccionan y modifican para la persona que los realiza, pueden ayudar a un paciente de espalda, pero ninguno de estos programas debería recomendarse como una «cura general» para todos los que sufren de dolor de espalda.

No es una cura general

Respecto a este último punto poco más que hacer por mi parte salvo subrayarlo e invitar al lector a que continúe con su aprendizaje e investigación sobre el Método Pilates y sus aplicaciones, estaré encantado de recibir vuestros comentarios, críticas o información extra.

A entrenar.

Bibliografía:

Ávila-Funes, J. A., & García-Mayo, E. J. (2004). Beneficios de la práctica del ejercicio en los ancianos. Gaceta médica de México, 140(4), 431-436.

Casonatto, J., & Yamacita, C. M. (2020). Pilates exercise and postural balance in older adults: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Complementary therapies in medicine, 48, 102232.

Cruz-Ferreira, A., Fernandes, J., Laranjo, L., Bernardo, L. M., & Silva, A. (2011). A systematic review of the effects of pilates method of exercise in healthy people. Archives of physical medicine and rehabilitation, 92(12), 2071-2081.

Fleming, K. M., Campbell, M., & Herring, M. P. (2020). Acute effects of Pilates on mood states among young adult males. Complementary Therapies in Medicine, 49, 102313.

García-Soidán, J. L., Giraldez, V. A., Zagalaz, J. C., & Lara-Sanchez, A. J. (2014). Does Pilates exercise increase physical activity, quality of life, latency, and sleep quantity in middle-aged people? Perceptual and Motor Skills, 119(3), 838-850.

González-Gálvez, N., de Baranda, P. S., García-Pastor, T., & Aznar, S. (2012). Método pilates e investigación: revisión de la literatura. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte/International Journal of Medicine and Science of Physical Activity and Sport, 12(48), 771-786.

2 comentarios en “¿Es recomendable practicar Pilates?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad